Cinco consejos para conducir en invierno tan seguro como en verano

Jeep Renegade por suscripción Astara Move

Dice el hombre del tiempo que este año el invierno comienza el 22 de diciembre a las 03:27 de la mañana. Tenemos una buena noticia y otra mala. Comenzaremos con la mala para pasar ese trago lo antes posible: en los tres meses de invierno se acumula un tercio de los accidentes de tráfico de todo el año. La climatología adversa y el menor número de horas de sol son decisivos para el aumento de la siniestralidad. La buena es que en Astara Move vamos a compartir contigo cinco simples consejos con los que conducirás más seguro, aunque las condiciones sean muy adversas.

1. Hace frío fuera del coche, pero dentro se trata de conducir

Comenzaremos por una recomendación muy sencilla pero no por ello menos importante: la ropa de abrigo, por lo general, limita tu capacidad de moverte. Quítatela antes de arrancar para tener mayor libertad de movimientos en caso de tener que realizar una maniobra inesperada. Lo mismo pasa con el calzado. Las botas excesivamente rígidas no te dejarán frenar o embragar con agilidad.

2. El peligro no sólo está en la carretera o en la autopista

La ciudad en invierno también se las trae. Una glorieta en situación de poca adherencia puede convertirse en una trampa inesperada. Desconfía de las líneas blancas del asfalto, ya que todavía hay muchas que deslizan cuando están mojadas. Y mucho ojo con los aparcamientos subterráneos, que cuando se moja ese suelo perfectamente pintado se convierte en una pista de patinaje.

3. Aparece la lluvia; adáptate rápido

Seguimos. Hemos arrancado, salimos de la ciudad, luce el sol, pero a los cinco minutos está cayendo el diluvio universal y al salir del cobijo de los edificios empiezas a notar los bandazos del viento. La conducción invernal es así, cambiante.

Es fundamental que intentes anticiparte a lo que vas a sentir en el volante. Tú, como buen conductor que eres, al observar que el firme deja de estar seco empiezas a ajustar la velocidad porque las distancias de frenada pueden alargarse mucho. Sobre ese suelo mojado lo más seguro es intentar seguir las rodadas de otros vehículos, porque donde la capa de agua es menor, el neumático tendrá mejor contacto con el asfalto.

4. Con muy baja visibilidad, para en cuanto puedas

Si llegara a llover a cántaros o hubiera mucha niebla, el Reglamento de Circulación nos aconseja que, si es necesario, nos detengamos completamente. Eso sí, hazlo en un lugar donde no te conviertas en un peligro mayor. Como en todos los casos, hay que confiar sobre todo en los propios ojos y ajustar el ritmo de conducción al alcance de la vista.

5. Oh, blanca navidad…

Y llegamos al peor de los escenarios para muchos conductores. En la nieve aplican los mismos consejos que con la lluvia, pero la adherencia se reduce a la mitad o incluso a menos. Con nieve puede resultar tan complicado el inicio de la marcha como acelerar o detener el coche; es difícil girar y, como te pongas nervioso, más difícil que obedezca al volante. Así que mucha finura y suavidad con acelerador, freno y volante, porque si un neumático llega a patinar, maniobras bruscas pueden tener como consecuencia más desobediencia aún.

Audi Q2 por suscripción en Astara Move

Y un consejo más de regalo, que estamos casi en navidad: los coches más modernos son también los más seguros. Controles de estabilidad, sistemas antibloqueo de frenos, frenada automática… Todos estos dispositivos que ahora son tan habituales, hasta hace bien poco eran un lujo sólo al alcance de coches muy premium. En el catálogo de Astara Move sólo encontrarás vehículos con menos de un año de antigüedad y, por lo tanto, con los últimos avances en materia de seguridad. Más seguros y más ecológicos. Suscribirte a un coche con Astara Move es un proceso sencillísimo, sin entradas, sin papeleos, con todo incluido en la cuota y sin que se te exija ninguna permanencia. No hay nada más seguro.

Descubre nuestras últimas noticias

Ver más noticias